#CómoSalimosDeEsta

Competitividad

Publicado: 2012-03-21

Es verdad que quien no está habituado a las mil batallas que la vida nos reserva no está preparado para vivir y no lo está quien ha dormitado años en una urna ni quien cree haber padecido las de Sandokán en la monótona y segura serenidad de su casa.

La vida es otra cosa y tanto que lo es que uno de los errores que le endilgamos a los padres es haber protegido nuestra integridad al punto de habernos formado para un mundo seguro y calmo. En realidad la intemperie es cruel, pocos se interesarán de tu suerte y habrá quienes pretendan machetearte el pescuezo por deporte o lid. Habrá insensibles e insostenibles seres que te empujarán al abismo cuando pases a la categoría de prescindible y habrá, desde luego, quienes te seduzcan, te utilicen y te estrujen al final como un papel terminal.

No se puede vivir en libertad plena sin resiliencia, sin la capacidad de asimilar, procesar y soportar o, acaso, sin la propensión a tomártelo todo deportivamente.

Mundo fiero lo llaman, aunque, por cierto, es el mundo que nos imponen los demás, uno donde debemos someternos desde la cuna a vivir perpetuamente evaluados. Viable el camino de la soledad y el bosque de Emerson o la salida intempestiva al Tibet, como la que Maugham destina a su personale en "Al Filo de la Navaja" o la senda extraña del Padre Mujica desde la fama multitudinaria a la soledad callada de un convento.

Cosas veredes, Sancho.


Escrito por

El fantasma

Justiciero y franco.


Publicado en

Fantomas, el justiciero

Otro sitio más de Lamula.pe